martes, 22 de mayo de 2012

Roger de Flor - Sara Escuer


Todo empezó tras leer en una red social el siguiente llamamiento: ¿Quieres participar en nuestra entrevista como exmarinero? Y empecé a escribir... Marcaba el calendario 19 de diciembre de 2010.

Envié mi entrevista a Piratas de Guante Blanco y pasaron pocos días antes de que me llegara un correo electrónico invitándome a ser miembro del Galeón. ¿Yo, que hace quince años que no transito por esos pasillos? ¿Estáis seguros de querer navegar con alguien que está totalmente desconectado del Instituto?

Con tanta vehemencia insistió alguien que respondía al nombre de Medusa, que acepté. ¡Viento en popa a toda vela!

Debía presentarme un día en "bodegas", el rincón secreto de los Piratas. (Después descubriría que había otras dependencias secretas...). Era febrero de 2011. Podéis imaginar las caras de intriga de los Piratas al ver a alguien desconocido entrar en su misteriosa guarida. Yo no paraba de preguntarme ¿Qué culebras hago aquí?. Todos (especialmente yo) rompimos a reír cuando entró Medusa por la puerta. ¡Ya me parecía a mí que ella estaría detrás de todo esto!

Medusa y Roger de Flor en la comida del 50 aniversario

A partir de entonces la comunicación la realizábamos principalmente por correo electrónico y chat. Apenas tenía contacto en vivo y directo con los Piratas, de ahí que conociera de ellos sólo el alias. El lío vino después, en septiembre, tras la creación del coro Tiki-TikiTubbies, (del cual mi otra identidad es directora-fundadora). A partir de entonces pasé a ser miembro activo del Instituto, al menos mi presencia en el Océano ya no resultaba extraña para Almirantes, Contramaestres o Marineros. Me encontraba por los pasillos o las aulas con mis compañeros Piratas, pero no sabía su nombre real... Creí que algún día mi torpeza me delataría en el ensayo del coro. ¿Cuántas veces llamé Naaammmm...¡Cayetana!, a mi compañera de fatigas? Menos mal que nadie se daba cuenta...

No tengo ninguna duda de que Tiki-TikiTubbies nació gracias a que este Galeón me brindó ese pasaje. Desde dentro todo fue mucho más fácil. Es por esto mayor, aún si cabe, mi agradecimiento a vosotros, Piratas, por haberme invitado a navegar con vosotros.

Disfrazados para el Lip Dub de Octubre
Ya sólo puedo deciros que ha sido un placer navegar durante este año en las añoradas aguas del Océano Domingo Miral. ¿Quién me iba a decir a mí que once años después de abandonarlas volvería a ellas?. Eso sí, esta vez desde mi escondite, con catalejo, parche y botella de ron.

Este viaje ha llegado a puerto. Es hora de despedidas... Por aguas turbulentas o calmadas, en tierra firme o en alta mar, en mar rizada, en mares de espuma, de arena y de sal... a todos, amigos Piratas de Guante Blanco ¡BUENA MAR!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada